Facebook Twitter RSS Reset

7 Mitos Sobre Los Cultivos Transgénicos Y La Verdad Detrás

20 Años de fracaso. ¿Por qué los cultivos transgénicos no han podido cumplir con sus propias promesas?

Un nuevo informe de Greenpeace expone el catastrófico fracaso de los cultivos transgénicos a la altura de sus promesas. El informe también desenmascara cada una de esas promesas.

Como hemos sabido todo el tiempo, las semillas de Monsanto se han diseñado con el único propósito de vender más pesticidas peligrosos. Vamos a ver los siete mitos de los cultivos transgénicos, o como mejor se conocen, organismos modificados genéticamente (OMG) y la verdad detrás de éstos.

En los últimos 20 años, la tecnología de transgénicos ha sido aplicada sólo por un puñado de países para un puñado de cultivos, por lo que no es de extrañar que dos terceras partes de Europa han decidido prohibirlos. Donde se cultivan los cultivos transgénicos, éstos conducen a un mayor uso de pesticidas y la consolidación de los sistemas agrícolas industriales que a su vez exacerban el hambre, la desnutrición y el cambio climático. – Franziska Achterberg, Director de política alimentaria de Greenpeace UE

7 Mitos Sobre Los Cultivos Transgénicos Y La Verdad Detrás

7 Mitos sobre los cultivos transgénicos y la verdad detrás de éstos

Los cultivos transgénicos no han cumplido con sus promesas. Después de 20 años éstos son cultivados en tan sólo 3% de la tierra agrícola mundial. Las cifras de la industria transgénica, de hecho, muestran que sólo cinco países representan el 90% de las tierras de cultivo mundial de organismos genéticamente modificados y casi el 100% de estos cultivos son de una de dos clases: tolerante a herbicidas o que producen pesticidas.

Mientras tanto, regiones enteras del mundo se han resistido a los cultivos transgénicos. Los consumidores europeos no consumen alimentos transgénicos, y un solo tipo de maíz transgénico se cultiva en toda Europa. La mayor parte de Asia está libre de estos cultivos, con la superficie de cultivos transgénicos en la India y China principalmente explicada por un cultivo no alimentario: algodón. Sólo tres países de África crecen los cultivos transgénicos. En pocas palabras, los cultivos transgénicos no están para “alimentar al mundo”. Dice el reportaje el cual se puede leer completo aquí.

7 Mitos Sobre Los Cultivos Transgénicos Y La Verdad Detrás

Desenmascarando las mentiras de Monsanto y otras compañías de manipulación genética

MITO #1: Los cultivos transgénicos pueden alimentar al mundo.

Realidad: No hay cultivos transgénicos diseñados para ofrecer altos rendimientos. La ingeniería genética está mal adaptada para resolver los problemas que sustentan el hambre y la desnutrición, ésta refuerza el modelo de agricultura industrial que no ha logrado alimentar al mundo hasta el momento.

MITO #2: Los cultivos transgénicos son la clave para la resistencia climática.

Realidad: La ingeniería genética está por detrás de la crianza convencional en el desarrollo de variedades de plantas que pueden ayudar a la agricultura frente al cambio climático. La adaptación al cambio climático depende en gran medida de las prácticas agrícolas que promueven la diversidad y la nutrición de los suelos, no en el sistema sobre-simplificado de la agricultura para el cual los cultivos transgénicos están diseñados.

MITO #3: Los cultivos transgénicos son seguros para los seres humanos y el medio ambiente.

Realidad: Los programas de monitoreo ambiental y de salud, o bien no existen o son inadecuados. Investigadores independientes se quejan de que se les niega el acceso al material para la investigación.

MITO #4: Los cultivos transgénicos simplifican la protección de cultivos.

Realidad: Después de unos pocos años, los problemas tales como las hierbas malas resistentes a los herbicidas y súper-plagas surgen en respuesta a los cultivos genéticamente modificados tolerantes a los herbicidas y resistentes a los insectos, resultando en la aplicación de pesticidas adicionales.

MITO #5: Los cultivos transgénicos son económicamente viables para los agricultores.

Realidad: Los precios de las semillas transgénicas están protegidos por patentes y sus precios se han disparado en los últimos 20 años. La aparición de malezas resistentes a los herbicidas y súper-plagas aumenta los costos de los agricultores, lo que reduce aún más sus beneficios económicos.

MITO #6: Los cultivos transgénicos pueden coexistir con otros sistemas agrícolas.

Realidad: Los cultivos transgénicos contaminan los cultivos no modificados genéticamente. Cerca de 400 casos de contaminación transgénica se han registrado en todo el mundo hasta el momento. Mantenerse libre de organismos genéticamente modificados impone costos adicionales considerables, y a veces imposibles, para los agricultores.

MITO #7: La ingeniería genética es la vía más prometedora de la innovación para los sistemas alimentarios.

Realidad: Métodos avanzados no transgénicos de mejoramiento de las plantas ya están dando los tipos de rasgos prometidos por los organismos genéticamente modificados, incluyendo la resistencia a las enfermedades, inundaciones y tolerancia a la sequía. Los cultivos transgénicos no son sólo un tipo de innovación ineficaz, sino que también restringen la innovación debido a los derechos de propiedad intelectual de los cuales son dueños un puñado de corporaciones multinacionales.

No comments yet.

Leave a Comment