Facebook Twitter RSS Reset

6 miedos que heredamos de la evolución

¿Temor a las serpientes? Tal vez deberías culpar, o agradecer, a nuestros antepasados, ya que esta repulsión podría salvarnos la vida. Muchos de nuestros más grandes temores provienen de años de evolución que se han insertado en nuestros genes, según el libro “Serpientes, amaneceres y Shakespeare” escrito por el biólogo Gordon H. Orians.

La mayoría de nuestras respuestas hacia medio ambiente o la comida son parte del proceso de selección natural por el cual se formó la humanidad durante cientos de miles de años.Recopiló los 6 miedos evolutivos que plantea el Dr. Orians.

6 miedos que heredamos de la evolución

1Vivoras.

La capacidad de detectar depredadores ocultos hubiera sido de gran utilidad para nuestros ancestros, especialmente la habilidad de encontrar patrones que se camuflajean fácilmente, como rayas, puntos, líneas, etc. Los patrones de las serpientes son únicos de esta especie y estimulan la visión de los mamíferos. Los seres humanos podemos detectar fácilmente dichos patrones por medio de nuestra visión periférica. Una textura escalonada genera mayor actividad en los centros visuales que los patrones uniformes. Por ejemplo, formas de diamante producen mayor actividad neuronal en los centros visuales del cerebro humano que un patrón de puntos, círculos o triángulos.

Nuestro sistema nervioso responde selectivamente a los ángulos y a los bordes, cuestión estimulada principalmente para la detección de animales peligrosos como las serpientes inmóviles. Este factor, según Lynne Isbell, favoreció la evolución.

6 miedos que heredamos de la evolución

2.Microbios.

Los organismos peligros pueden variar en tamaño, elefantes, tigres, serpientes, araña…e incluso ser invisibles, como los hongos, las bacterias y los virus. Pero, hasta los animales más inofensivos como las moscas, mosquitos, pulgas pueden dañarnos debido a la trasmisión de enfermedades.

La existencia de los microorganismos fue desconocida hasta el siglo XVII y la trasmisión de enfermedades por esta vía data de hace tan sólo un siglo. Por lo tanto, no hemos tenido el tiempo suficiente para reaccionar con temor hacía ellos. No obstante, experimentamos repulsión hacia los agentes patógenos: carne putrefacta, cadáveres, heces…

6 miedos que heredamos de la evolución

3.Objetos puntiagudos o punzocortantres.

Experimentamos respuestas negativas y positivas hacia los objetos puntiagudos. La sábana africana está llena de elementos filosos. La mayoría de las plantas que rondan este entorno tienen espinas que pueden dañar nuestra piel, nuestros pies, y nuestros ojos. Prestar atención a este tipo de flora, evitará dolorosas lesiones.

6 miedos que heredamos de la evolución

4.Manchas de piel de leopardo.

Los grandes felinos han sido predadores naturales de los primates durante miles de años. Incluso hoy en día, los leopardos son una de las principales causas de muerte en África y la India.

Las marcas de los leopardos son fascinantes para los niños. En experimentos realizados en guarderías, infantes escogieron los frascos que contenían en su interior patrones de serpiente y leopardo más a menudo que los patrones planos. Richard Cross asegura que esta preferencia demuestra curiosidad, no obstante cuando los frascos giraban, los niños los dejaron de tocar.

6 miedos que heredamos de la evolución

5.Terreno accidentado.

Muchos de los peligros físicos son características permanentes de los paisajes. Para evitar lesiones, tenemos que recordar la ubicación exacta de acantilados, cascadas, rápidos y otras cuestiones peligrosas. Parece que nuestros cerebros exageran el peligro como una manera para captar el mensaje. Respondemos rápido al peligro debido a esta fuerte percepción.

Imagínate el peligro que puede causarte un terreno irregular. Podrías caer cuando te muevas debido a la irregularidad del suelo que pisas. Un simple viaje puede resultar en una lesión; sin embargo, caídas de tan sólo un metro pueden producir lesiones graves.

Seguramente, estos riesgos fueron importantes en la persecución y caza de presas o en la huida de depredadores. Las lesiones, aunque no del todo serias, pudieron tener repercusiones para nuestros antepasados. Como es de esperarse, nuestro sistema perceptual hace que las irregularidades superficiales se vean más grandes de lo que realmente so

6 miedos que heredamos de la evolución

6.Ojos.

Por medio de varios estudios, los científicos han encontrado que muchos animales prestan especial atención a los ojos y a las formas que simulan ojos.Por ejemplo, los macacos tienen un sistema neural especial que facilita el reconocimiento de dos ojos que los observan. Ellos reconocen mejor a los leopardos cuando pueden distinguir sus ojos de frente.

Incluso, los bebés responden fuertemente para observar un par de ojos que se encuentran en su camino. No obstante, a las 36 semanas, los infantes evitan el contacto visual con personas extrañas.Fácilmente, podemos detectar a algún organismo vertebrado, sobre todo a algún mamífero y reconocemos sus intenciones al observar su rostro de frente. Así mismos, respondemos fuertemente a los símbolos que asemejan esta característica física, como las luces traseras de los automóviles, las cuales provocan una excitación fisiológica potente.

FIN DEL POST

No comments yet.

Leave a Comment