Facebook Twitter RSS Reset

5 Poemas Cortos: Silvina Ocampo

5 Poemas Cortos: Silvina Ocampo
Poeta argentina nacida en Buenos Aires en 1903. Desde pequeña estudió pintura y mostró inclinación por la poesía, gracias a la marcada tradición cultural de su familia y a la trayectoria de su hermana Victoria Ocampo quien la vinculó al mundo literario.

Por conducto de Jorge Luis Borges con quien la unió una gran amistad, conoció a su marido, el escritor Adolfo Bioy Casares. A su primera publicación poética, «Enumeración de la patria» en 1942, le siguieron «Espacios métricos» en 1945, «Poemas de amor desesperado» en 1949 y «Los nombres» en1953. Incursionó con mucho éxito en el cuento, la novela y la literatura fantástica, regresando a la poesía en 1962 con «Lo amargo por dulce» y en 1972 con «Amarillo celeste». Luego publicó «Árboles de Buenos Aires» en 1979 y su antología, «Las reglas del secreto» en 1991. Obtuvo numerosos premios nacionales entre los que se destacan el Gran Premio Nacional de Literatura en dos ocasiones, el Premio Nacional de Poesía, la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores y varios galardones municipales.

Murió en Buenos Aires en 1994

5 Poemas Cortos: Silvina Ocampo

A veces te contemplo en una rama…

A veces te contemplo en una rama,

en una forma, a veces horrorosa,

en la noche, en el barro, en cualquier cosa,

mi corazón entero arde en tu llama.

Y sé que el cielo entre tus labios me ama,

que el aire forma tu perfil de diosa

de oro y de piedra, sola y orgullosa,

que nadie existirá si no te llama.

Entre tus manos quedaré indefensa,

no viviré si no es para buscarte

y cruzaré el dolor para adorarte,

pues siempre me darás tu recompensa,

que es mucho más de lo que te he pedido

y casi todo lo que habré querido.

silvina ocampo

Diálogo

Te hablaba del jarrón azul de loza,

de un libro que me habían regalado,

de las Islas Niponas, de un ahorcado,

te hablaba, qué sé yo, de cualquier cosa.

Me hablabas de los pampas grass con plumas,

de un pueblo donde no quedaba gente,

de las vías cruzadas por un puente,

de la crueldad de los que matan pumas.

Te hablaba de una larga cabalgata,

de los baños de mar, de las alturas,

de alguna flor, de algunas escrituras,

de un ojo en un exvoto de hojalata.

Me hablabas de una fábrica de espejos,

de las calles más íntimas de Almagro,

de muertes, de la muerte de Meleagro.

No sé por qué nos íbamos tan lejos.

Temíamos caer violentamente

en el silencio como en un abismo

y nos mirábamos con laconismo

como armados guerreros frente a frente.

Y mientras proseguían los catálogos

de largas, toscas enumeraciones,

hablábamos con muchas perfecciones

no sé en qué aviesos, simultáneos diálogos.

poemas cortos

El sueño recurrente

Llego como llegué, solitaria, asustada,

a la puerta de calle de madera encerada.

Abro la puerta y entro, silenciosa, entre alfombras.

Los muros y los muebles me asustan con sus sombras.

Subo los escalones de mármol amarillo,

con reflejos rosados. Penetro en un pasillo.

No hay nadie, pero hay alguien escondido en las puertas.

Las persianas oscuras están todas abiertas.

Los cielos rasos altos en el día parecen

un cielo con estrellas apagadas que crecen.

El recuerdo conserva una antigua retórica,

se eleva como un árbol o una columna dórica,

habitualmente duerme dentro de nuestros sueños

y somos en secreto sus exclusivos dueños

cortos

La visión

Caminábamos lejos de la noche,

citando versos al azar,

no muy lejos del mar.

Cruzábamos de vez en cuando un coche.

Había un eucalipto, un pino oscuro

y las huellas de un carro

donde el cemento se volvía barro.

Cruzábamos de vez en cuando un muro.

Íbamos a ninguna parte, es cierto,

y estábamos perdidos: no importaba.

La calle nos llevaba

junto a un caballo negro casi muerto.

Era de noche -esto será mentira.

Tal vez, pero en mis versos es verdad-.

Una arcana deidad

casi siempre nocturna que nos mira

vio que nos deteníamos y el día

suspendió sus fanáticos honores,

clausuró sus colores

pues también el caballo nos veía.

No digas que no es cierto: nos miraba.

Con la atónita piedra de sus ojos,

bajo los astros rojos,

nos vio como los dioses que esperaba.

literatura

Las caras

Las caras de los hombres que en mi vida he encontrado

me persiguen y viven adentro de mi espíritu.

Las caras de los hombres que he encontrado en mi vida

me miran y me abruman.

Podría dibujarlas pero nunca me atrevo.

Algunas tienen cuerpos y llevan en las manos

anillos y collares, flores de terciopelo,

algunas son mansiones, son jardines, son ríos,

algunas son un viaje, una playa, un desierto.

Algunas son de mármol, algunas son fenicias,

algunas son romanas, griegas y perniciosas

con los rasgos borrados.

Algunas tienen penas, muchas penas algunas,

y largas cabelleras que lloran en el viento.

Algunas son horribles, casi siempre me advierten

que un peligro me acecha.

Algunas tienen horas marcadas en los ojos

y son como clepsidras,

me despiertan de noche.

Algunas me quisieron

y movieron los labios para decir mi nombre.

Algunas no entendieron nunca lo que les dije

ni supieron por qué las miré largamente.

Algunas son anónimas

llevan frutas y fuentes, manos de terracota,

como las estaciones.

Algunas se arrodillan, buscan algo en la tierra.

Algunas como pájaros siempre estiran el cuello.

Algunas se inclinaron

y escribieron sus nombres sobre mi corazón

sin que yo lo advirtiera.

Algunas fueron mías, algunas se alejaron

y perdieron su sexo, su virtud y su candor;

fueron como la imagen

del infierno en el mundo

que tratamos, en vano, de olvidar.

Algunas fueron deidades

que no olvidaré nunca.

argentina

Todos los dias 5 poemas cortos de varios autores, nacionales o internacionales

Oliverio Girondo

Alejandra Pizarnik

Pablo Neruda

Juan Gelman

Julio Cortázar

Jorge Luis Borges

Alfonsina Storni

William Blake

Edgar Allan Poe

Saludos y Buen Dia!

No comments yet.

Leave a Comment