Facebook Twitter RSS Reset

5 experimentos sencillos para hacer en la cocina

Tu cocina es un pequeño laboratorio en el que la física y la química pasan desapercibidas pero son las grandes artistas.

Los primeros alquimistas, lejanos predecesores de los actuales investigadores en el campo de la química, sacaron de sus cocinas las ollas, morteros, vasos y hornos en los que realizaban sus experimentos. No es de extrañar, ya que cocinar es, en definitiva, someter determinadas sustancias a determinadas reacciones para transformarlas a nuestro antojo.

Por eso podemos ver la cocina de nuestra casa como un pequeño laboratorio donde llevar a cabo experimentos científicos sencillos y baratos a la vez que espectaculares y muy interesantes para aprender un poco de química y de física. Si tienen niños en casa, pónganles un delantal y se manchen las manos haciendo experimentos caseros.

5 experimentos sencillos para hacer en la cocinaUn sencillo experimento con huevos y vinagre

Un huevo de goma

Es un clásico, y por eso empezamos por él: si nunca has fabricado un huevo de goma capaz de rebotar sin romperse, es el momento. Eso sí, más vale que no te moleste especialmente el olor a vinagre.

Porque así es como se hace un huevo de goma: sumergiendo durante tres días un huevo en vinagre. Pon con cuidado un huevo en un vaso, asegurándote de que no haya grietas en la cáscara, y cúbrelo con vinagre. Después de tres días, sácalo y lávalo con cuidado. Verás que ya no tiene una cáscara rígida, sino que la superficie es blanda y elástica. Prueba a hacerlo botar (no demasiado fuerte, o terminarás pringándolo todo).