Facebook Twitter RSS Reset

5 Consejos de nutrición que son Falsos. El #2 es el más…

La mayoría de las veces, los consejos nutricionales basados en la sabiduría popular no son los mejor documentados, aún cuando éstos provienen de profesionales en el campo de la nutrición.

El campo de la nutrición se encuentra repleto de creencias populares y la ausencia de investigaciones y estudios en algunos temas, permite que informaciones incorrectas sigan propagándose sin parar. Es por ello que hoy te revelaremos 5 consejos nutricionales que son falsos, y que es hora de que el mundo los conozca.

5 Consejos de nutrición que son Falsos. El #2 es el más...




5 Consejos de nutrición sin sentido

La yema del huevo es nociva para la salud: retírala

Es verdad que la yema del huevo tiene una elevada cantidad de colesterol y que el consumo en exceso de éste, podría traer consecuencias negativas sobre la salud. Sin embargo, no sólo es colesterol lo que contiene la yema de huevo, ésta también tiene importantes cantidades de nutrientes para nuestro organismo. Podemos decir, que de sólo consumir la clara del huevo, solamente consumiríamos proteína.

Recientes investigaciones han demostrado, que el colesterol conseguido en los huevos no altera los niveles de colesterol encontrados en la sangre, y que el efecto de éste es solamente positivo. De esta misma forma, una gran cantidad de estudios han demostrado que el consumo de huevos tampoco incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, tal como era creído años atrás. El huevo es un alimento muy nutritivo; siempre y cuando no se abuse de su consumo, la ingesta de huevos es totalmente segura y saludable.

Una dieta baja en grasa y rica en carbohidratos es apropiada para todas las personas

Durante mucho tiempo, se dijo que las dietas bajas en grasa y ricas en carbohidratos eran las mejores dietas que podrían existir, esto sin importar la situación particular de cada persona. No existían evidencias científicas que pudiesen respaldar tal afirmación, y tampoco existían pruebas que las grasas saturadas incrementasen el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Sin embargo, una gran cantidad de médicos y nutricionistas aconsejaban evitarlas, mientras que recomendaban una dieta baja en grasas para evitar problemas cardiovasculares.

Gracias a los avances científicos y la modernización de las herramientas necesarias para realizar los estudios, se realizaron investigaciones sobre este tipo de dieta, lográndose concluir que está muy lejos de ser considerada la dieta perfecta.

La observación más importante al respecto, es que las personas que sufren de diabetes tipo 2, síndrome metabólico y obesidad, deberían evitar este tipo de dietas a toda costa.

Las calorías cuentan más que la calidad del alimento

Uno de los mitos más importantes en el ámbito de la nutrición, es la afirmación que el aporte calórico de los alimentos, es más importante que la procedencia de las calorías que contiene. Es cierto que las calorías son importantes, pero no es esencial contarlas y obsesionarse sobre el tema.

¿Tenías conocimiento de que nuestro cerebro controla cuándo comemos, cuánto comemos y qué comemos, además de las calorías que quemamos?

Las calorías son distintas según el origen de las mismas, y éstas no afectan de igual manera nuestras hormonas y organismo. Un ejemplo de ello, es que las calorías que se encuentra en las patatas, nos dan una mayor sensación de saciedad con una menor cantidad de alimentos que si comiéramos un helado.

Es por ésto que “una caloría no es una caloría”, y tampoco es lo más importante cuando queremos perder peso.

Los aceites vegetales son la mejor opción para cocinar

Otra recomendación nacida de un mito originado por nutricionistas, es el uso de aceite de semilla o aceite vegetal para cocinar. Según diversos estudios, los aceites de semilla y los aceites vegetales tienen la capacidad de reducir los niveles de colesterol, por lo que lógicamente su consumo es positivo para nuestro organismo.

Sin embargo, los inconvenientes presentados por este tipo de aceites, superan con creces las ventajas de ellos mismos:

  • Contienen grandes cantidades de grasas poliinsaturadas, éstas se dañan con temperaturas elevadas, y por lo tanto contaminan los alimentos con los que son cocinados.
  • Contienen grandes cantidades de grasas trans, éstas grasas son muy nocivas y son responsables de gran cantidad de enfermedades.
  • Contienen grandes cantidades de ácidos grasos omega 6, lo que puede desequilibrar el balance omega 6/omega 3 y causar inflamación.

¿Sigues pensando que el aceite vegetal es bueno para cocinar tus alimentos?

La margarina es mejor que la mantequilla

Yendo directo al grano, la margarina ni siquiera califica como alimento. La margarina es un producto altamente procesado que es derivado de ingredientes artificiales y aceites vegetales. De la misma forma que los aceites vegetales, se encuentran repletos de grasas trans y por lo tanto, solamente significa efectos negativos para tu salud. Por el contrario, la mantequilla es muy beneficiosa.

¿Cuánto tiempo y cuántos estudios más son necesarios para concientizar a la sociedad sobre todos estos mitos que ponen en peligro tú salud y la de tus seres queridos?





Cada vez que comes un alimento, es tu decisión, dinos ¿Cuál será tu decisión hoy?



No comments yet.

Leave a Comment