Facebook Twitter RSS Reset

450mil millones en perdidas solo en Europa

Lunes negro: Wall Street se derrumba 3,4% y calculan en € 450.000 millones las pérdidas en bolsas europeas



450mil millones en perdidas solo en Europa





La preocupación por una desaceleración de la economía de China provocó un nuevo hundimiento de las bolsas asiáticas y arrastra a las europeas y a Wall Street que operan con fuertes pérdidas en lo que se presenta a esta altura como un lunes negro.

En ese conextto, el Dow Jones cede un 3,4%. A su vez, el Nasdaq retrocede un 3,4% y el S&P500, un 3,7%. Al inicio de la jornada, el principal índice de Wall St. llegó a caer más de 1.000 puntos, su mayor desplome “intradía” del que se tienen registros.

La ola de contagio llegó hasta Europa, donde las principales plazas bursátiles sufrieron desplomes en algunos casos superiores al 10%. Atenas se hundió 10,5%; Milán 6%; París 5,2%; Madrid 5%; Londres 4,7%; y Fráncfort 4,7%.

450mil millones en perdidas solo en Europa

Así, las acciones europeas se derrumbaron tras el colapso más temprano de los mercados chinos, borrando cientos de miles de millones de euros al valor de los papeles líderes y hundiendo a uno de los índices referenciales a mínimos de siete meses.

El índice paneuropeo FTSEurofirst 300 cerró con una pérdida del 5,4% por ciento, a 1.350,18 puntos, con lo que sufrió su peor caída porcentual desde noviembre del 2008 y borró de un plumazo unos 450.000 millones de euros (521.420 millones de dólares) de su capitalización total de mercado.

El índice llegó a sufrir una caída del 7,8 por ciento en un momento de la sesión, su mayor pérdida intradiaria desde octubre del 2008, justo después del descalabro del banco de inversión Lehman Brothers. Cerró por encima de esos mínimos pero sigue en camino a su peor pérdida mensual desde 2002.

El FTSEurofirst 300 ha perdido más de un billón de euros de su valor de mercado desde principios de mes. El índice STOXX Europe 600 de insumos básicos, constituido mayormente por papeles mineros, cayó un 9,3%, y el del sector energético perdió un 8,1%. 

A los inversores les preocupa la coyuntura mundial en general, al inicio de una semana rica en publicaciones de indicadores en Estados Unidos y Europa, y en particular China.

Los indicadores decepcionantes se suceden y crece la desconfianza general: el índice PMI sobre la actividad industrial de referencia en la segunda economía mundial, publicado el viernes, señala una drástica contracción de la actividad manufacturera en agosto.

La operadora de la Bolsa de Nueva York (NYSE) puso en marcha la llamada “Regla 48” que se utiliza en condiciones de volatilidad extrema y que permite suspender la difusión pública de los precios del mercado antes de abrir las negociaciones.

Según las normas de Wall Street, si el índice S&P 500 cae un 7% antes de las 15.25 hora local, se suspenden las cotizaciones durante 15 minutos, y si antes de esa hora la caída es del 13 % se paran durante 30 minutos.

Si superada esta hora los índices siguen en estos niveles de caída, la sesión continua hasta el cierre habitual, a las 16.00 hora local (20.00 GMT), a no ser que el desplome sea superior al 20%, lo que según esta normativa provocaría la suspensión de la sesión, según explica el Wall Street Journal.

Nunca antes el Dow Jones se había hundido tanto en el arranque de una jornada, y el anterior récord fue el 29 de septiembre de 2008, en plena crisis financiera, cuando esa referencia de Wall Street se desplomó 777 puntos, según apuntaba la cadena de televisión CNBC. 

Más temprano, Shanghái lideró el desplome general, con una caída del 8,49%, después de haber llegado a perder el 9% durante la sesión. En Japón, el Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró la jornada con una pérdida del 4,61%, cayendo a su nivel más bajo en seis meses, tras cinco sesiones consecutivas en rojo.

El contagio llegó hasta la Bolsa de Taiwán, que cerró con una caída del 4,8% tras llegar a ceder un 7,5%, y Hong Kong que perdió más del 5%. En la estela de las asiáticas, la Bolsa de Sidney retrocedió un 4,1% y cayó a su nivel más bajo en dos años, y Seúl un 2,5%.

La sorpresiva devaluación del yuan el 11 de agosto -percibida como un intento desesperado de las autoridades chinas para impulsar sus exportaciones y su actividad económica- no hizo más que aumentar la inquietud general, causando una oleada de impactos en los mercados.

Desde entonces, se han esfumado al menos el equivalente a 5 billones de dólares en valor de las Bolsas mundiales.

Con un espíritu tranquilizador, Pekín anunció el domingo -en una directiva recogida por los medios estatales- que el gigantesco fondo de pensiones nacional invertirá en las bolsas.

El fondo de pensiones podrá invertir hasta un 30% de sus activos netos en acciones. Con anterioridad, sólo podía invertir en bonos del Tesoro y depósitos bancarios.

La medida, susceptible de conllevar compras masivas de títulos por el fondo de pensiones, no parecía tranquilizar a los inversores chinos, en su inmensa mayoría particulares y pequeños portadores.

“Pasará mucho antes de que lleguen las intervenciones del fondo de pensiones, y las valorizaciones siguen siendo demasiado altas, ni siquiera el fondo hubiera podido hacer nada en este momento”, comentó Qian Qimin, analista del corredor Shenwan Hongyuan.

De hecho, persisten los temores de una “burbuja”: antes de hundirse a mediados de junio, la Bolsa de Shanghái había ganado un 150% en el lapso de un año, impulsada por el endeudamiento y de manera totalmente desconectada de la economía real. 

“El mercado todavía se va a hundir más. Sería lo lógico, ya que los mercados bursátiles de todo el mundo caen al mismo tiempo”, agregaba Qian Qimin.

No comments yet.

Leave a Comment