Facebook Twitter RSS Reset

“2006” la historia del pibe que viajó al pasado (Capítulo 6)

¡Hola queridos taringueros! (mentira, no los quiero)

Después de mucho tiempo (tres meses exactos) escribí y publiqué el sexto capítulo de “2006”, la historia de Lucas y su viaje al pasado.

Estoy “trabajando” en el capítulo VII, así que en breve (esperemos que no sean otros tres meses) lo estaré publicando.

Bueno, pasemos al cuento, pero antes:

Pasen por acá para leer los capítulos anteriores:

Capítulo 5: Swinger temporal

Capítulo 4: Cosas que no cambian con el tiempo

Capítulo 3: Te estoy hablando en serio

Capítulo 2: Déjà vu por la mañana

Capítulo 1: Todo tiempo pasado fue mejor

viaje en el tiempo

Muchas gracias a todos por sus comentarios, puntos y firmas en mi blog; me animan a seguir escribiendo y a seguir dándolo a conocer. ¡Gracias!

(perdón nuevamente por la etiquetada masiva)

@Wasabi12 @Gus-Fring @GabrielNie @Chast15 @CraperusMaximus @Elsabiouniversal @Delivery_Boy @bravof @el_muchachota @mariano_tassart @Sucubas @Snowers96 @MerJofre @rolydelsud @scorpion321 @Oskar-11 @ma3ios @EnzoFox @tit0s @rul_arg @agusnay @pablomix09 @SirJar @Kyky96 @Bruma_Hobo @sueciarapida @ma3ios @Hendrixander @WilliAm-Rose

ano 2015

Capítulo VI: Ajo y agua

Es de noche en San Juan y la avenida de Circunvalación se extiende a los pies de Lucas, que la mira desde uno de los puentes. Tiene le vista nublada, mira pero no ve. Quizás sea por las lágrimas que se acumulan sin caer, o quizás por su estadio de desconexión con el mundo; probablemente sea por ambas razones, pero a eso Lucas no lo sabe. Ciertamente desconoce todo lo que lo rodea, todo lo que hizo, lo que no hizo y, sobre todo, lo que hará.

Debajo de él cruzan burbujas difusas de luz, algunas más rápido que otras. Pasan y pasan, interminables, eternas. Todo está en silencio. La brisa lo despeina un poco pero no le importa. Toca la pantalla y vuelve a llamarla.

“Llamando a Mi amor ”. Espera, pero no pasa nada: nuevamente el buzón de voz. Un camión pasa detrás y el aire lo sacude bruscamente, sacándolo de sus pensamientos. Levanta la mirada y parpadea, vuelve a oír, vuelve a ver. Ahí está la Circunvalación, ahí están las burbujas difusas que cruzan el puente. De pronto todo es claridad: las lágrimas han comenzado a caer.

Música para ambientar: