Facebook Twitter RSS Reset

2 Cuentos propios

2 Cuentos propios

VINO ROJO

En medio de la penumbra diviso aquel hombre una cerradura

su mente y sentidos fueron abatidos por el vino rojo, rojo como la sangre del más vil cobarde,

al entrar no escucho voces, más bien fueron chillidos desgarradores,

unas bestias horribles como ninguna se le acercaron de manera fúrica, la batalla comenzó, palpo el mango frío de la vieja escopeta y como un eco interminable el disparo, abatió al silencio dejándolo de por fuera.

El alba se anunció, sus sentidos volvieron a él resentidos por el castigo de anoche, y la resaca golpeando su mente cual martillo a clavo

mareado pero lucido no pudo creer lo que veía, en el piso yacían su esposa e hijo, los monstruos de aquella guerra fueron los únicos caídos y en su memoria quedaran para no salir jamás, cuando las sombras lo abrasen como la mejor amante, palpara de primera mano la angustia y culpabilidad, todo por el vino rojo

CERROJO

La niñera de carácter único y temperamental, tomo al pequeño arrastrándolo por los cabellos harta de su mal comportamiento, el cerrojo del viejo armario sonó, rápido los golpes de la pobre criatura retumbaron como el eco más escalofriante de la mano de sus chillidos y alaridos llenos, del más puro terror y desesperación.

La dama de cabello rojo como el fuego puso la helada llave en su bolsillo que parecía no tener fin

El reloj marco con un tono infernal, las 12 pm, la mente es débil, ni el más brillante se salva de un descuido.

Corrió tan deprisa como pudo, sus pies empezaron a temblar y palpitar.

Abrió el armario lentamente, al no escuchar gemido alguno o quizá un llanto sutil, su temor creció como esponja en agua, sabía bien lo que se encontraría pero quizá existiese un milagro entre tanta odisea, pobre de ella.

En el piso estaba el pequeño sin vida y su rostro demostraba angustia y pánico, pero sus manos, oh sus manos, llenas de moretones y borbotones de sangre por la lucha entre el niño y su claustrofobia.

Gracias por entrar, agradezco sus comentarios con el respeto que nos merecemos todos por igual, seguiré subiendo mas relatos aunque mejores puesto que estos son cortos y escritos de forma muy breve, sin prestar demasiada atención a los detalles.

No comments yet.

Leave a Comment