Facebook Twitter RSS Reset

(+18) Lo peor que te puede pasar antes de Tener Sexo

Como cada semana, vengo yo, @dario_post, alias “el amo, señor, erudito y estudioso del arte del sexo”, “el pijadulce”, “el maestro del apareo”, a traerles mis enseñanzas. 

Las que les puede pasar:

(+18) Lo peor que te puede pasar antes de Tener Sexo

Evacuar ventosidades que traigan aparejadas sorpresas ingratas.

(+18) Lo peor que te puede pasar antes de Tener Sexo



Cagarte es un bajón en cualquier momento (esta teoría se la puede expandir mi amigo el @cuentapoderosa), pero hacerte el boludo, esperar a que la pareja en cuestión se distraiga un segundo (con la música, una llamada telefónica o una ida al baño) para manar ese intrépido gas que tenemos ajustándonos las tripas y que venga acompañado de barniz fecal es lo peor de la vida. ¿Te la imaginas a ella bajándote los calzoncillos para practicarte una felatio y que se lleve la grata sorpresa de ver un huevito kínder derretido en la puerta del local del fondo? Un espanto, de solo imaginarlo arruinas la noche.

Olvidarte los forros.

(+18) Lo peor que te puede pasar antes de Tener Sexo



Quiscos abiertos hay toda la noche, pero supongamos que te la jugaste a que la dama en cuestión “se cuide” por cuenta propia. Estas lejos de casa, en tu auto ponele, calentas el ambiente, logras el clímax ideal, y cuando llega el momento de aparcar la camionetita de cuero en la cochera subterránea la mina te dice “¿estás loco? Sin forro no hago nada”. Bajas, te atornillas el muñeco a la correa de distribución y le pedís a la dama que arranque y acelere a fondo.

Palomas inoportunas.

(+18) Lo peor que te puede pasar antes de Tener Sexo



Hace casi un año que no le ves la cara a Dios. Tenes menos levante que la máquina de agarrar peluches. Esa noche, como cada noche, salis con la guardia baja, acostumbrado a ser peinado a diestra y siniestra. Y de pronto… con todo el orto del mundo pegas alto gato. La llevas a “lo oscuro” y comienza una previa de algo que, supones, va a ser el polvo de tu vida. Tenes todo, forros, guita, auto, tiempo. Beso va, beso viene, la mina es un infierno. De pronto la franela pasa al nivel dos y te paquetea con sapiencia… Entonces, desde tus talones, pasándote por las gambas, el culo, la cintura, la columna vertebral y culminando en tu nuca, sentís un cosquilleo sublime, como salido desde las entrañas del inframundo. Un gemidito maricón se te escapa y abruptamente le sacas la mano a la mina, “¿vamos a otro lado?” te pregunta golosa. Te quedas tieso, tu mundo se derrumba, un lamparón obsceno comienza a brotar desde tus pantalones. ¡Las palomas te cagaron la velada eyaculador precoz!

Quedarte sin guita.

(+18) Lo peor que te puede pasar antes de Tener Sexo



Arranca la noche con un asado increíble, se te van $80 entre la carne, el vino, la leña y la ensalada. Pinta previa bolichera, llaman a un delivery y piden escavio. Se te van $70 más. Sale boliche. Borracho te olvidas de pasar por el cajero. Se te van $100 en la entrada. Adentro te levantas una mina copada, invitas un trago ($50). La mina se copa, te envalentonas, se te calienta el pico, te compras un champagne pulenta ($120). Vas al baño, sacas la cuenta…. ¡llevas $420 gastados! No te importa nada. Te tiras un lance para irte y la mina te agarra viaje. Cuando se suben al auto caes en la cuenta de que te quedan $30… no tenes nafta. Cargas con la tarjeta y te dicen que no te queda saldo, ¡justo te faltan $20! Los pones, encaras para el parque y la mina te dice “no, al parque no, vamos a un telo”. Leesto… perdiste.

(+18) Lo peor que te puede pasar antes de Tener Sexo







Comida explosiva.

(+18) Lo peor que te puede pasar antes de Tener Sexo



Venis comiendo mal hace rato, así que esa noche que salis con ella te tratas de cuidar. Sabes que después del resto viene el sexo, esta fija, la tenes segura. Llega la carta y pedís una pelotudez livianita, onda “Pollo al grillé con limón y ensalada”. De entrada te traen una especie de mayonecita y unos pancitos amasados por Dios. En un acto de seducción la mina te unta un pancito y te lo da ella, comes mirándola y le chupas los dedos. Le encanta. Te da otro y otro más. Al cabo de media hora te das cuenta que el ajo de la mayonecita está a punto de bullir en tu estómago. Comienzan los retorcijones, vas al baño y nada, se te deforma la cara… si haces fuerza te pasa lo de primer puesto. Esa noche terminas cagando solo y en un estado onanista absoluto.

pasar

No comments yet.

Leave a Comment