Facebook Twitter RSS Reset

12 cosas que no se usan para lo que se inventaron

Anteriormente hablé de algunas ideas de negocio surgieron cuando sus creadores menos se lo esperaban. Ahora les voy a hablar de 12 productos que cuando fueron lanzados al mercado tenían un uso completamente distinto al que tienen hoy en día, y son exitosos porque los dueños supieron redirigirlos y hacer crecer su negocio en vez de fracasar en el intento.

Coca cola

12 cosas que no se usan para lo que se inventaron

¿Quién no conoce este producto? Es tan mundialmente conocido que no se necesita contar toda la historia de su creación, pero si es esencial que sepas que el fin comercial del producto cuando salió al mercado fue de tónico efectivo para los nervios, problemas digestivos y cura para la tos. Fue fabricada y comercializada en un principio en una farmacéutica. El creador de este tónico (John S. Pemberton) se dio cuenta que ese líquido era un éxito así que decidió, gracias a la intervención de su contador Frank Robinson, convertirlo en una soda o bebida refrescante de uso común, juntos idearon el nombre de la marca, el logotipo y la registraron en el año 1891.

Escritura Braile

Este no es un producto en sí, pero es un sistema de comunicación que tenía un uso diferente. Charles Barbier ocupó este sistema para comunicarse en silencio con los soldados en la guerra, después de no ser tomado con tanto éxito por las tropas decidió enviarlo al Instituto Nacional para Ciegos de París. En 1825 Louise Braille, un joven del instituto, se encargó de reducir el código para que encajara perfectamente en la yema de los dedos, creando así una nueva forma de comunicación escrita con las personas ciegas que se extendió rápidamente por toda Europa.

Listerine

12 cosas que no se usan para lo que se inventaronGIF

Este producto antiséptico originalmente fue creado para apoyar una campaña en la cual no existían medidas sanitarias en la medicina y en la cual existía la probabilidad de muerte post operatoria del 90% debido a las medidas insalubres. La campaña de la cirugía antiséptica fue realizada por un cirujano británico Joseph Lawrence Lister el cual, años más tarde, creó un líquido anti bacterias fabricado en 1880 para su comercialización para una compañía farmacéutica. El uso común de este líquido era quirúrgico, desinfectante de pisos y remedio para curar la gonorrea. En el año 1920 fue lanzado como solución contra el mal aliento donde alcanzó el éxito y generó millones de dólares en ventas.

Lysol

12 cosas que no se usan para lo que se inventaron

Este producto siempre basó su concepto de comercialización en la higiene y salud, pues el primer uso que tenía Lysol en 1920 era de higiene femenina y de necesidad ginecológica. El caso de este producto fue tan sonado en esa época debido a que usaban afirmaciones de doctores inventados y publicidad engañosa, pues en realidad se trataba de un veneno cáustico que causaba irritación, ardor, quemaba los tejidos internos, era inclusive de uso tóxico además y causaba infertilidad temporal en las mujeres. Fue hasta 1960 cuando la Asociación Médica de Estados Unidos entró en acción y le puso fin al producto. En 1967 un hombre (Sterling Drug) compró la compañía y lo convirtió en lo que conocemos hoy en día, un efectivo limpiador y desinfectante.

Plástico de burbujas

12 cosas que no se usan para lo que se inventaronGIF

Este es un adicional de muchos productos que tantas horas de felicidad nos brinda al reventar cada burbuja de plástico, pero lo que pocos saben es que antes de encontrar su uso como protector era un papel tapiz muy novedoso que en 1960 no alcanzó el éxito que esperaba (de hecho nadie quiso comprarlo). Tras su primer fracaso, sus inventores Alfred Fielding y Mark Chavannes decidieron que sería estupendo para recubrir invernaderos, lo cual tampoco funcionó. Años después notaron que las particulares burbujas de aire podían servir para proteger otros objetos y fueron con IBM para convencerlos de que las burbujas de plástico serían ideales para proteger sus productos.

Play-doh

En un principio la masilla de Joseph McVicker se utilizaba para limpiar las manchas de carbón que se quedaban en el papel tapiz de las paredes y se mantuvo en el mercado hasta caer en la banca rota a causa de la Segunda Guerra Mundial. En 1950 Joseph se dio cuenta que algunas maestras utilizaba esa masa con fines educativos, así que decidió emplear su producto como una masa que los niños podían amoldar, le agregó color y en 1956 nació lo que hoy conocemos como plastilina Play-doh.

Propecia

Esta es la historia de un producto medico llamado Propecia que pretendía curar el mal de próstata, sin embargo la propia compañía admitió que era un placebo muy caro que no cumplía con su objetivo. Después de varias investigaciones se dieron cuenta que podría funcionar a los hombres que tenían calvicie debido a la cantidad de testosterona que contenía dicho medicamento. Hoy en día puedes encontrarlo en las farmacias como un producto para hacer crecer el cabello.

Sacacorchos

Imagina que estás en medio de la guerra a tu arma se le atora una bala en el cañón, ahora tienes que detenerte a buscar un palito con el cual puedas sacar la bala para continuar, pues precisamente es para eso que se crea el gusano de arma que ayudaba a los soldados a sacar la bala atascada de forma rápida. Pero, ¿qué tiene que ver esto con el sacacorchos? Las botellas comenzaron a utilizar corchos para evitar que se saliera el contenido, pero retirarlo era muy difícil, entonces, los soldados se dieron cuenta que podían usar el gusano para sacar los corchos de las botellas fácilmente y de ahí nació el “sacacorchos”.

Sierra de cadena

12 cosas que no se usan para lo que se inventaronGIF

Este invento o al menos la cadena de este, surgió con la idea de ser un recurso médico que asistiera en el parto de las mujeres con complexión delgada, su función era cortar el hueso pélvico. Sus creadores John Aitken y James Jeffray inventaron esta cadena en 1780, pero años después se dieron cuenta de lo sanguinario que era y se ocuparon métodos menos dolorosos. Tras perfeccionarla se utilizó para cortar leña.

Toallas femeninas

12 cosas que no se usan para lo que se inventaron

El producto femenino más innovador del siglo XX en realidad surgió como una idea de la Primera Guerra Mundial para detener el sangrado de los soldados heridos a base de celulosa que resultaba ser más absorbente que el algodón, fue entonces cuando Kimberly-Clark comenzó a hacer este material para la cruz roja. Pero la idea de las toallas femeninas nació hasta 1920 cuando la empresa se dio cuenta del potencial que tenía este producto dirigiéndolo específicamente al mercado femenino, haciendo publicidad que rompía con el tabú que se tenía en ese entonces respecto al tema.

Viagra

12 cosas que no se usan para lo que se inventaronGIF

Este producto médico fue creado principalmente para curar diferentes malestares relacionados con la angina de pecho, la hipertensión, la arterioesclerosis además de colapsos cardiacos mediante la dilatación de los vasos sanguíneos. Fue hasta realizar más investigaciones que los de Pfizer descubrieron los efectos secundarios que tenía el medicamento y decidieron redirigir su producto hacia el mercado masculino como un fármaco que servía como tratamiento para la disfunción eréctil y decidieron patentar ese producto como viagra. Fue hasta el año 1998 cuando se aprobó el uso de este medicamento en los Estados Unidos, sin embargo solo en el año de la probación el medicamento causó 155 muertes por paros cardiacos a consecuencia del uso desmedido.

WD-40

12 cosas que no se usan para lo que se inventaron

Este producto tiene una historia muy particular, pues se creó para que los misiles nucleares no se oxidaran. La misión de este producto era importante pues si el misil llegaba a oxidarse podía caer en cualquier lugar cuando era transportado. Años después, gracias al robo hormiga que hacían los empleados de la compañía, sus fabricantes se dieron cuenta que se le podían dar múltiples usos y decidieron ofertarlo al público en general.

La visión de un emprendedor es idear productos que resuelvan una necesidad verdadera, además de aceptar el cambio generacional o las brechas que surgen como oportunidades a la hora de lanzar un producto, pero sobre todo debe aprender de los errores que se presenten en el camino.

No comments yet.

Leave a Comment