Facebook Twitter RSS Reset

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

Thalassocnus

Era una especie de perezoso marino. Por supuesto que el más conocido es el terrestre, conocido como Megatherium, pero esta otra especie, pese a no estar emparentada, ha logrado llamar la atención. Vivió hace entre 7 y 2 millones de años, en el Mioceno y el Plioceno. Sus restos han sido encontrados mayormente en la costa oeste de Sudamérica. Medía unos 60 cm. y pesaba 120 kg.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

Este animal tenía unos molares de corona alta que sugieren que se trataba de un herbívoro, y poseía tres grandes garras curvadas en las manos. Se cree que las usaba para aferrarse a las rocas y alimentarse sin ser arrastrado por la corriente. Su cráneo era alargado, y se cree que tenía un morro bastante flexible y útil para arrancar las plantas. Supuestamente se alimentaba de algas y otras plantas acuáticas, pero también podía arrastrarse a tierra y comer hierbas, aunque podía ser atacado por un predador. Complementaba su dieta con pequeños animales como moluscos.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)
Pachydyptes

Es un género extinto de pingüino. Sólo abarca a la especie Pachydyptes Ponderosus, conocida a partir de algunos huesos fósiles que datan de finales del Eoceno (37 a 34 millones de años) de estratos del área de Otago, en Nueva Zelanda.

Con una altura de 140 a 160 centímetros y pesando entre 80 hasta posiblemente más de 100 kilogramos, fue el segundo pingüino de mayor altura. Era levemente mayor que el Icadyptes Salasi, el mejor conocido de los pingüinos gigantes.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

El Pachydeptes era el mayor pinguino por peso, pero por altura el Anthropornis era mayor, el Pachydyptes se parecía más a un pingüino auténtico, con la misma dieta. Este animal desarrolló un denso plumaje para defenderse del frío, provocado por el rápido congelamiento de la Antártida. Mientras otros pingüinos se extinguieron hace 34 millones de años, este sobrevivió gracias a su denso plumaje. Tenía un pico corto para ser un pingüino y tenía poca membrana interdigital, y aletas pequeñas. Sobrevivió a la extinción de sus parientes, sin embargo fue sustituído por pingüinos más pequeños: los actuales.

prehistoria
Castoroides

Este antepasado del castor moderno medía 50 cm. y pesaba 160 kg. Vivió hace entre 3 millones y 11.400 años, en el Plioceno y el Pleistoceno. Los yacimientos con restos suyos han sido encontrados en Norteamérica a fines del S. XIX.

Era un animal semiacuático con unas patas palmeadas, garras y una cola larga y aplanada en la que se notaban las escamas. Su larga cola servía para desplazarse en el agua y como arma defensiva ante depredadores. Sus largos incisivos eran muy útiles a la hora de roer madera para contruir sus presas y también los usaba para morder a sus depredadores.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

Es uno de los roedores más grandes que jamás han existido, que alcanzaban el tamaño de un oso. Vivió hace aproximadamente 50.000 años durante el Pleistoceno en América del Norte. Utilizaba sus dientes para roer vegetación dura como cortezas de árboles y era buen nadador, pero no le hacía falta construir presas. Otros tipos de castor construyen presas para protegerse de los depredadores pero en este caso el propio tamaño agigantado lo protegía,

A diferencia del castor actual tenía unas patas traseras más anchas en relación a su cuerpo, facilitándole nadar más velozmente. Otras diferencias se observan en los dientes. Los incisivos del castor gigante eran de hasta 15 cm de largo. A pesar de sus similitudes generales, el castor gigante y el castor modernas no son parientes cercanos.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)
Huilatherium

Es un género de leontínido, mamíferos de pezuña pertenecientes al hoy extinto orden de los notoungulados, que comprenden otras familias de ungulados sudamericanos que evolucionaron en cierto paralelismo con los mamíferos de otras partes del mundo para adaptarse a los nichos ecológicos del Cenozoico. Más concretamente, hace entre 13 y 12 millones de años, en el Mioceno.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

El mamífero citado fue descubierto en Colombia, en el yacimiento fósil de La Venta en el departamento de Huila, al que debe su nombre (que significa “bestia del Huila”12 animales prehistóricos raros (2ª parte), con una única especie conocida hasta ahora, Huilitherium Pluriplicatum.

prehistoria
Caudipteryx

Era un dinosaurio que se asemejaba a una gallina y el pavo. Vivió hace 124 millones de años en el período Cretácico en lo que actualmente es China.

No se sabe demasiado sobre este animal. Tenía una cabeza pequeña que terminaba en un pico corto ligeramente curvado hacia abajo. Tenía patas muy largas, una cola rematada por un abanico de plumas, sus brazos eran cortosy unas alas atrofiadas. Este animal había perdido por completo los dientes, y su cráneo muestra unas grandes órbitas oculares, señal de que tenía una buena visión y era capaz de cazar insectos por la noche.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

Sus brazos eran largos y terminaban en tres dedos finos con garras pequeñas, curvadas y muy afiladas, lo que indica que quizás podía escalar los árboles en busca de presas disponibles. Las patas eran muy largas y musculosas, y la relación tibia-fémur es la de un corredor rápido, por lo que se estima que alcanzaba los 40 km/h. Sus pies terminaban en tres dedos con grandes garras que usaba para afianzarse al terreno, y además tenía un espolón similar al de las aves modernas, pero más pequeño.

Su cola era relativamente corta, y terminaba en un gran matojo de plumas que se asemejaban a las de un pavo real; En teoría, usaba estas plumas para el mismo propósito: atraer pareja. Pero las plumas no se limitaban a la cola, pues tenía una cresta de pequeñas plumas en la cabeza, grandes plumas en los brazos que formaban una especie de ala y tenía todo el cuerpo cubierto de plumas más pequeñas y filamentosas.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)
Hesperornis

Era un enorme pájaro que no podía volar ni caminar en la tierra, pero era un veloz nadador y un diestro buzo. Fue uno de los más grandes depredadores del océano. Fue una de las aves más grandes de la Edad de los Dinosaurios. Vivió hace entre 83,5 y 78 millones de años, en el Cretácico superior. En la superficie, solamente podía cavar con las patas y darse envión como una tortuga marina, por lo que era muy vulnerable a los ataques.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

Es probable que anidara en islas solitarias o que se mantuviera en el mar para parir a sus crías. En el agua, podía bucear y nadar. Como en las aves buceadoras que se propulsan con las patas. El pico tenía muchos dientes afilados, ideales para desgarrar a las presas, una característica desconocida en los pájaros posteriores al Mesozoico. Las patas no eran lo suficientemente fuertes para soportar el peso del cuerpo en el suelo. Cuando nadaba, las doblaba hacia atrás.

fosiles
Acrotholus

Este dinosaurio herbívoro vivió en el período Cretácico superior, hace entre 83 y 84 millones de años. Medía un metro y medio de largo y pesaba 20 kilos. Lucía un cráneo muy grande, como si llevara puesto un casco, compuesto por un hueso sólido de más de 10 cm de espesor. Grueso y abombado por encima de sus ojos, servía para exhibirse ante otros miembros de su especie, pero según algunas teorías también pudo haber sido utilizado como una potente arma para pelearse a cabezazos.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

No se poseen muchos datos puesto que sus fósiles fueron recientemente encontrados en 2013 en la zona de Alberta (Canadá). En realidad, sólo se lo conoce por un cráneo incompleto, pero que hace posible una descripción aunque sea superficial.

animales prehistoricos
Stethacanthus

El Stethacanthus vivió a finales del período Devónico, hace 390-360 millones de años. Sus fósiles han sido encontrados en Europa y América del Norte. Fue un depredador marino eficiente que capturaba peces, así como otros tiburones más pequeños.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

Los machos de la especie tenían una protuberancia en la parte posterior, que pudo haber sido utilizada en rituales de apareamiento, o tal vez para asustar a los depredadores potenciales. Este tiburón podía crecer hasta 1,82 metros de largo y pesar 45 kg. Es, quizás, de todos los tiburones prehistóricos, uno de los más raros.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)
Meganeura

Se trata de la famosa libélula gigante de los tiempos pretéritos. Vivió en el período Carbonífero (Hace 307-299 millones de años) y sus medidas eran 50 cm. de largo, un metro de envergadura y un kg. de peso. Era un gran predador y se alimentaba de otros insectos e incluso de pequeños reptiles y anfibios.

Fue descubierta en en 1880, en la minas de carbón de Commentry, en el centro de Francia y fue descrita por el paleontólogo francés Charles Brongniart en 1885 con el nombre de Meganeura, que significa “gran vena”, en alusión a la red de venas que recorre sus alas. Otros ejemplares se han encontrado posteriormente en Inglaterra.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

En esa época, la mayor parte de las tierras emergidas estaban cubiertas por exuberantes selvas tropicales; aún había pocos herbívoros en tierra firme y las plantas podían crecer sin trabas. Este desarrollo de la vida vegetal provocó un aumento del contenido de oxígeno de la atmósfera, que alcanzó el 35%. Los insectos, que dependen para la respiración de la difusión del oxígeno a través de su sistema traqueal, se beneficiaron de este incremento y crecieron hasta tamaños nunca vistos ni antes ni después de ese período.

A diferencia de las libélulas modernas, que atrapan a sus presas con las patas, Meganeura utilizaba sus grandes mandíbulas. A finales del Carbonífero y principios del Pérmico, el clima se enfrió y gran parte de las selvas que cubrían la Tierra desaparecieron, el porcentaje de oxígeno en la atmósfera disminuyó hasta el 15% y los insectos gigantes como Meganeura no pudieron sobrevivir y se extinguieron.

prehistoria
Paraceratherium

Llegó a ser el mamífero más grande que jamás haya existido. Emparentado con el rinoceronte actual -aunque sin que por ello tenga parecido alguno-, era un apacible herbívoro que vivió hace 33 y 21 millones de años, en el Oligoceno y el Mioceno. Con unas medidas realmente impresionantes -9 metros de largo por 7,5 de altura y un peso de ¡15 toneladas!-, este animalote se alimentaba de las hojas más tiernas de los árboles, situadas en las copas, pero también comía matorrales bajos y las hierbas. Se estima que pasaba 17 horas diarias alimentándose de todo lo que podía, y el resto del tiempo lo dedicaba a dormir y beber.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

Se cree que estos animales eran solitarios, y solo se reunían en la época de celo mediante unas feromonas que producía la hembra. Estas informaban a los machos de su disponibilidad y le indicaba la dirección a donde habían ido, de forma que los machos se reunían con las hembras al poco tiempo de entrar en celo. Se cree que el cortejo era bastante largo y se realizaba mediante una exhibición de tamaño. Si aparecía otro macho, el cortejo se interrumpía y los machos peleaban entre ellos como las jirafas por el derecho a aparearse.

El Paraceratherium solía vivir en entornos áridos y semiáridos con poca vegetación, lo que obligaba a un animal tan grande a realizar grandes migraciones en busca de alimentos. El clima era muy seco, con poca precipitación concentrada en los meses de verano. No se ha llegado a un acuerdo sobre la causa de la extinción del animal pero se cree que se extinguió por culpa del choque continental entre Asia y la India.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)
Argentavis

Fue la mayor ave que ha existido nunca, al menos voladora. Este fósil enorme vivió hace seis millones de años en el período Mioceno y tenía una envergadura de ocho metros. Sus restos fueron encontrados en la Argentina -de ahí su nombre- y se estima que estaba emparentada con el cóndor actual.

Se estima que por el tamaño del ave no era capaz de levantar vuelo mediante el aleteo, ni tampoco existían condiciones erógenas como para permitirles arrojarse desde alturas. Pero probablemente utilizaras los fuertes vientos cálidos y ascendentes provenientes del pacífico, ya que la Cordillera de Los Andes no poseía las alturas actuales, corriendo en contra viento a unos 40 km/h.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

Respecto a su reproducción se concluyó que ponía un solo huevo cada dos años, de 1.052 gramos, incubándolo por 64 días. Una vez eclosionados los pichones permanecerían en el nido unos 230 días y 190 más alrededor de él. Así mismo la tasa de mortalidad anual era inferior al 1,9 %, por lo que tomando en cuenta estos datos y el tamaño del área necesaria por ejemplar para sobrevivir se está en presencia de un animal de pocos ejemplares de vida longeva distribuidos por un territorio inmenso. Un tipo de evolución asombrosa y muy rara.

fosiles
Acrophoca

Acrophoca es un género extinto de pinnípedos cuyos fósiles han sido descubiertos en Perú y Chile. Se cree que fue el antepasado de la moderna foca leopardo (Vivió Hace entre 6,4 y 3,9 millones de años, en el Mioceno y el Plioceno). Sus fósiles han sido encontrados junto a las de los perezosos marinos, como el Thalassocnus y el cetáceo con colmillos Odobenocetops, así junto con animales modernos, como los delfines de nariz botellada, alcatraces y cormoranes.

12 animales prehistóricos raros (2ª parte)

La constitución general del Acrophoca era muy similar a la de las focas modernas, pero tenía un cuello bastante largo, y su hocico era muy largo. Tenía casi todos los rasgos de las focas modernas, pero no tan marcados, por lo que seguramente pasaba mucho tiempo cerca de la costa. La gran longitud de las vértebras del cuello y del hocico le daban un aspecto serpentino. Este cuello tan largo le ha dado el apodo de “foca cuello de cisne”. Se cree que tenía un modo de vida similar a los plesiosaurios.

No comments yet.

Leave a Comment