Facebook Twitter RSS Reset

10 señales que indican que eres un chavista “enclosetado”!

¡BUENÍSIMO! 10 señales que indican que eres un chavista “enclosetado” y aún no lo sabes

Gran parte de los venezolanos están en contra del actual gobierno y eso quedó demostrado recientemente. Personas que desde el primer día se han dado a la tarea de defender la patria por todas las vías democráticas y legales, también hay quienes con el pasar de los años han abierto los ojos y entendieron que eso del socialismo no es más que una farsa. Pero hay muchos opositores que tienen opiniones personales un tanto fuertes, casi rayando en lo radical, y pareciendo más oficialista que de oposición.

Por más grande que sea tu colección de franelas de Primero justicia o Voluntad Popular, o aun cuando tu gorra predilecta sea la tricolor (que promovió Capriles en su campaña presidencial), si cumples buena parte de estas señales que mencionamos a continuación es probable que seas un chavista enclosetado, y aún no lo sepas.

10 señales que indican que eres un chavista “enclosetado”!
Ricardo Sánchez | Fuente: El Nacional

1. De tanto creer te volviste un creyón

Una característica definitoria del pensamiento chavista es que se creen cuanta conspiración o chisme que les llegue. Su imaginación para inventar cuentos sin sentido es ejemplar y para mala suerte de nosotros, nos los tenemos que aguantar de sus seguidores más fervientes cuando repiten la misma historia una y otra vez. Ejemplo de eso es las veces que Maduro y Chávez han afirmado que la oposición atenta contra sus vidas. O que el imperio yanqui apoya económicamente a la oposición, que Capriles está planeando un golpe de estado y muchas otras incoherencias. Ese tipo de cuentos que más de uno en ambos bandos habrán creído.

2. Todo está bien en Venezuela, aquí no pasa nada

No, señores, hablemos claros y admitamos la realidad. Estamos peor que nunca lo habíamos estado. Siempre habrá alguien que se regodee de ser parte de uno de los países más felices del mundo. O que apenas llega la temporada de fútbol empieza con un fanatismo por la Vinotinto y cuando alguien le va a otro país lo tilda de vende patria.

Venezuela no está bien, no se puede estar esperando a que todo pase y ya, sin buscar soluciones o aportar de su parte para mejorar las cosas. Claro, tampoco se puede vivir con miedo y sin salir de casa pero ser indiferente e intentar hacer de que no pasa nada es ser parte del problema.

3. Hablas como Maduro

Desde la llegada de Chávez al poder y el seguimiento de Maduro se han hecho virales muchas palabras y neologismos que antes no existían. A parte de ese miedo general a expresar las opiniones está esa constante repetición de frases de los dirigentes del chavismo para exponer algún “pensamiento” en comentarios en Facebook o Twitter. ¿Y a donde dejas los libras y las libras, las periodistas y los periodistos?. Cero originalidad y razonamiento propio por parte de los chavistas en cubierto. Si te crees escuálido, te pillamos, chavista.

4. No te defines en ningún bando político

Tenemos al chavista arrepentido, que cada vez son más. No admiten que fue un error votar por Chávez en primer lugar pero se jactan de no votar por ningún partido de oposición. Se dan cuenta que la cosa no está del todo bien pero buscan victimizarse en cambio de admitir la culpa. Y si se llegan a quejar realmente no tienen para dónde agarrar. Luego tenemos a todos aquellos que se hacen llamar “apolíticos”. Son aquellos que se han abstenido de votar porque no creen ni en uno ni en otro y además pretenden justificarlo diciendo que “la política es mala venga de quien sea”.

Estos individuos igualan al gobierno chavista con la oposición, ignorando el hecho que detrás del gobierno hay mecanismos mucho más complejos y corruptos. En un país donde el que se queda callado o se hace llamar neutral es pisoteado, sería hora de que miraran la realidad y no se hicieran los locos ante los abusos e injusticias que vivimos. Si pretendes vivir mirando para el otro lado es una manera sutil de ponerte a los pies del gobierno.

5. Criticar es igual a atacar

Estando en un restaurante, pides una pasta a la crema pero sin mariscos, por ejemplo. Llega el mesero y tu muerto de hambre te das cuenta de que la pasta no solo no es la que pediste sino que tiene más mariscos que un “vuelve a la vida”.

Reclamas al mesero y su respuesta es indignarse porque tú no le advertiste bien o el entendió otra cosa. Nada más lejos que aceptar la crítica y mejorar. Muchas personas ven el servicio como una humillación o casi como un favor que te hacen. A penas haces una crítica se ofenden. Pasa con servicios básicos como en el restaurante hasta con eventos culturales, partidos de béisbol y hasta con el cine nacional. Solo por el hecho de ser algo nuestro no lo restringe de ser criticado. Sí, hacer cualquier tipo de actividad para todo público requiere un esfuerzo y trabajo grupal pero eso no quita que pueda haber elementos inconclusos o proclives a la crítica. Nada peor de alguien que se defiende de una crítica diciendo que “¿por qué no lo haces tú, entonces?”.

6. La quieres papita

El gobierno bolivariano ha malacostumbrado a sus muchachos a tener la vida fácil, a resolverle los problemas y a que no tengan que trabajar por lo que les dan. Aquel dicho “Dale un pez a un hombre y comerá por un día; enséñale a pescar y comerá siempre”, pareciera haberse olvidado en este país. En cambio de andar regalando títulos, viviendas y demás, ¿por qué no enseñar a construir? Con un gobierno que regala y regala como si no fuera gran cosa, es de esperar que sus seguidores no quieran trabajar o estudiar para mejorar su condición. Creen que es normal que les den las cosas mientras que otros trabajan y se rompen el lomo para conseguirlas. Nada es gratis en la vida, chavista encubierto o no, te tocará pagar más temprano que tarde.

7. Quieres otro comandante

Hay personas en contra del gobierno que dicen los líderes de oposición les falta guáramo, que nunca pudieron contra Chávez o Maduro porque no han mantenido una posición fuerte contra el gobierno. Sabemos cómo operan los mencionados líderes bolivarianos ¿Usted quiere que la oposición sea igual? Seamos sensatos en este tema, el venezolano se ha mantenido de pie y ha aceptado su destino; tal vez se haya perdido elecciones contra el chavismo pero el espíritu civil se ha mantenido democrático. Hemos sido buenos perdedores, no como Chávez que una vez al perder dijo que esa había sido “una victoria de mierda”. Si usted piensa que la oposición debe rebajarse a ese nivel entonces déjeme decirle, camarada, que tal vez esté en el bando incorrecto.



8. Viveza por delante

Aunque muchos venezolanos tienen este rasgo de “ser vivo”, hay que hacer la acotación que es usada como una herramienta por el gobierno para manejar sus políticas internas y externas y lograr salirse con la suya por medios fáciles que rebuscan en los límites de lo moral y lo inmoral. Así como un chavista tiene contactos en el gobierno para conseguirse un carro o entrar a mercados sin hacer cola una persona en contra de la moral de ese chavista busca colearse en la cola del mercado o termina también bachaqueando y reclamando “a esto me ha llevado el gobierno”.

9. Manifestar = Buscar ser apresado/ultimado

Si justificas la delincuencia con “no hay que sacar el celular en la calle” o “no hay que llamar mucho la atención de los malandros” estás diciendo que la culpa es nuestra y no de ellos. Dentro de la oposición hay muchas personas (y no solo tías locas) que dicen que salir a protestar es una manera de provocar y por lo tanto no les sorprenden que los golpeen o lleven presos. Que todavía haya personas que no puedan entender que la protesta es un medio pacífico para mostrar el descontento y no una manera de provocar es insólito. ¿Usted ha visto las concentraciones de oposición? Esa cantidad de personas que en marchas pueden inundar de fácilmente varias calles y avenidas vive en descontento, y tienen el derecho de salir y quejarse. Si usted piensa alguien se buscó ser apresado o agredido por agentes de seguridad del gobierno quienes utilizan la violencia para intimidar y amedentrar entonces usted se puede que se encuentra de aquel lado del charco.

10. Crees que los bachaqueros son los únicos culpables de la escasez

Que si los acaparadores. Que si los bachaqueros. Que si los contrabandistas. Que si fue la vaca, o la iguana. Que si fue Bush, Obama o Juan Manuel Santos. Como niño que tira la piedra y esconde la mano el gobierno bolivariano le echa la culpa a otro en vez de admitir sus propios errores; errar es de humanos, pero no de socialistas. Si ahora usted está convencido de que los bachaqueros son la causa del desabastecimiento pues espere recibir la trompeta del chacal. En dos platos: El gobierno controla el precio del dolar que las empresas necesitan para producir así como controla los precios de los productos que se producen, ese control es la causa de todo. Los bachaqueros son una causa más no la razón de un problema mayor.

Con aporte de Panfleto Negro

No comments yet.

Leave a Comment