Facebook Twitter RSS Reset

10 reglas de oro de la limpieza

1.

No lo dejes para después

Los derrames y las manchas suelen ser mucho más fáciles de limpiar si lo haces de inmediato. Por ejemplo, cuando frotas una salpicadura de salsa de tomate en tu blusa cuanto antes, opone poca resistencia. Pero si esperas hasta el día siguiente, la mancha se habrá secado y tendrás que usar mucho más jabón y dedicar más tiempo para poder quitarla. De igual manera, las manchas en las alfombras son mucho más fáciles de eliminar cuando están frescas. Excepto si son de lodo; en ese caso, espera a que se sequen totalmente y luego pasa la aspiradora por la alfombra.

2. Limpia de arriba hacia abajo

Cuando limpies la casa, no luches contra la fuerza de gravedad porque acabarás exhausto. Hacerlo de arriba hacia abajo es casi siempre lo que funciona mejor.

Quita primero las telarañas y el polvo del techo y las molduras superiores de paredes y puertas. Después sacude las lámparas y ventiladores de techo, los marcos de las ventanas y los adornos y cuadros colgados en las paredes. Yendo siempre hacia abajo, limpia luego los muebles, las patas de mesas y sillas, los rodapiés y, finalmente, los pisos. Así te asegurarás de que el polvo que caiga de la parte alta no ensucie lo que ya hayas limpiado abajo. No querrás ponerte a sacudir todo de nuevo, ¿o sí?

De manera similar, cuando limpies los vidrios de las ventanas y los espejos, procede de arriba hacia abajo, ya que el líquido limpiador obedece también las leyes de la gravedad. Esto te ahorrará tiempo y escurrimientos de mugre hacia los codos.

La única excepción a esta regla son las paredes. Si empiezas a lavar una desde arriba, el agua sucia escurrirá a la parte inferior y formará manchas difíciles de quitar.

3. Primero la limpieza en seco

Cuando vayas a limpiar una habitación, comienza con las cosas que requieren métodos de limpieza en seco, como sacudir, barrer o pasar la aspiradora. Prosigue luego con los métodos húmedos, en los que usas limpiadores líquidos para muebles, vidrios y pisos. De esta manera habrá mucho menos polvo flotando en el cuarto que pueda adherirse a las superficies húmedas.

10 reglas de oro de la limpiezaGIF

4. Usa las técnicas suaves antes que las vigorosas

Utiliza primero los métodos de limpieza delicados, y recurre a los intensos sólo donde sean necesarios. Debes conocer muy bien los materiales que emplees para saber cuándo detenerte antes de dañar algo. Es preferible tener una mancha pequeña en la estufa a arruinar la superficie rayándola con una malla metálica.

10 reglas de oro de la limpieza
5. Haz del tiempo un aliado

Un pequeño truco de administración del tiempo te permitirá limpiar con más facilidad y rapidez. Cuando vayas a limpiar alguna parte de la casa, recuerda aplicar primero los productos limpiadores en aerosol, y entonces ocúpate de otra tarea mientras las sustancias químicas cumplen su función de disolver la mugre. Si, por ejemplo, estás limpiando la cocina, rocía el producto en las superficies de trabajo y en los aparatos, y aprovecha el tiempo sacando la comida inservible del refrigerador mientras el limpiador afloja la suciedad. Luego, cuando te dispongas a limpiar la cocina, lo más probable es que ya no tengas que restregar ningún objeto o superficie.

6. Ten listo todo lo necesario para limpiar

Recuerda tener a la mano los utensilios y productos de limpieza que vayas a usar; esto te ahorrará hacer recorridos constantes por la casa en busca de ellos. En cualquier tienda de productos para el hogar puedes comprar uno o varios de estos accesorios:

• Una canastilla de hule o plástico con asa y compartimientos, para colocar los enseres de limpieza.

• Una cubeta grande de plástico resistente, con asa firme.

• Un carrito con ruedas fuertes para transportar los suministros.

• Un mandil de tela gruesa con bolsillos grandes.

Coloca en la canastilla todos los suministros de limpieza que necesites, entre ellos trapos, toallas de papel y una bolsa para basura donde puedas vaciar todos los botes de la casa, y llévala contigo de habitación en habitación. Si la casa tiene dos o más plantas, ten una canastilla con enseres suficientes en cada piso.

No sobrecargues la canastilla con productos de uso especializado que se necesitan solamente para ciertas tareas. Por ejemplo, guarda el líquido limpiador de la taza del escusado debajo del lavabo.

10 reglas de oro de la limpieza

7. Cuando dudes, haz una prueba donde no se note

Antes de usar una nueva técnica o un nuevo producto de limpieza, haz una prueba en una parte oculta del objeto que quieras limpiar. Sigue esta regla también cuando limpies por primera vez un objeto delicado que el compuesto químico pudiera dañar. Una prueba te permitirá saber si el objeto tiene pintura resistente o si el método de limpieza puede dañarlo.

8. Nunca empapes los objetos delicados

Si vas a limpiar objetos que se puedan dañar fácilmente al aplicarles un producto líquido —aparatos electrónicos, pantallas de computadora, pinturas enmarcadas o retratos, etc.—, rocía el limpiador en el trapo que usarás, y luego limpia con él los objetos. Nunca apliques directamente sobre ellos el producto. Si algunas gotas del limpiador salpicaran dentro de un aparato, podrían dañar su funcionamiento, y si el líquido se infiltrara por la orilla del marco de un cuadro, podría arruinar la pintura o la foto.

10 reglas de oro de la limpieza

9. Lee las instrucciones

Sin duda te lo han dicho muchas veces, y es cierto: las empresas que fabrican todas esas maravillas que tienes en casa saben mejor que nadie cómo limpiarlas, y los fabricantes de los productos y enseres de limpieza que compras son quienes mejor saben cómo usarlos. Así que ten cuidado de seguir las instrucciones del fabricante cuando vayas a limpiar algo. Esto es válido para todo, desde tostadoras de pan y blusas de seda hasta edredones y persianas. Guarda en un cajón los instructivos de uso y limpieza que incluyen los empaques de los aparatos y utensilios domésticos, y no les quites las etiquetas a las prendas de vestir, las sábanas, las fundas de almohada y otros objetos lavables.

10 reglas de oro de la limpiezaGIF

10. Protégete

Muchos productos de limpieza contienen ácidos, abrasivos, blanqueadores y otras sustancias que pueden dañarte los ojos, la piel y las vías respiratorias, así que asegúrate de que tu equipo de limpieza incluya un par de guantes de hule y unas gafas protectoras. Si no hace mucho calor, es recomendable que te pongas unos pantalones viejos y una camisa usada de manga larga, a fin de tener cubiertos los brazos y las piernas en caso de salpicaduras del producto. Ponte también una gorra o anúdate un pañuelo sobre la cabeza.

Para protegerte las uñas, aplica un toque de vaselina debajo de ellas para mantenerlas libres de mugre. Ponte un poco más en las cutículas para evitar que se resequen, endurezcan y agrieten por efecto de la exposición a los limpiadores químicos.

Evita que los productos de limpieza se mezclen. Algunas combinaciones —por ejemplo, amoniaco y blanqueador con cloro— producen gases venenosos. Y cuando vayas a usar limpiadores químicos, cerciórate de que la habitación donde te encuentres esté bien ventilada.

10 reglas de oro de la limpiezaGIF

RESUMEN PARA EL TARINGO OCUPADO MODERNO

10 reglas de oro de la limpieza
1- LIMPIA EN EL MOMENTO

2-EMPIEZA DE ARRIBA A ABAJO

3- LIMPIA EN SECO PRIMERO

primero barrer y sacudir después trapear y mojar

4- primero talla suave si no funciona talla mas fuerte

5- organiza tu tiempo por ejemplo si algo es necesario dejarlo un rato empieza por eso

6- ten todo listo para no andar como boludo buscando cada cosa ya que así pierdes mas tiempo

7- cuando no estés seguro si un producto o técnica funcionara prueba en un área pequeña

8- en objetos delicados usa un trapito con solo un poco de producto de limpieza

9- lee las instrucciones de lo que vayas a usar

10 – usa guantes y si crees necesario mascarilla

10 reglas de oro de la limpieza

No comments yet.

Leave a Comment