Facebook Twitter RSS Reset

+10 por la astucia de Marcelo Gallardo

+10 por la astucia de Marcelo Gallardo

Durante su ciclo en River, el Muñeco fue muy detallista; “Tengo un ida y vuelta constante con el jugador”, dice el DT, quien en Japón charló a solas con Ponzio y Pisculichi

+10 por la astucia de Marcelo Gallardo

“Gallardo es un técnico muy inteligente, seguramente sabe cómo lastimarnos”, lo describió Lionel Messi al Muñeco previo a viajar a Japón para disputar el Mundial de Clubes . En un año y medio como DT de River sus logros son conocidos: cuatro copas internacionales en un club que sumaba cinco estrellas en el exterior cuando él llegó. El técnico, de 39 años, supo convencer a un plantel que venía de ser campeón con Ramón Díaz para ir por más y en ello mucho tuvo que ver su liderazgo.

Ayer, en el primer entrenamiento de River en Osaka rumbo al debut del miércoles en el Mundial de Clubes ante Sanfrecce Hiroshima de Japón, Gallardo charló unos minutos aparte con Leonardo Pisculichi y Leonardo Ponzio. Se reunió con ellos por separado en conversaciones en las que también participaron sus ayudantes, Matías Biscay y Hernán Buján. “Me marcó en qué posición tengo que jugar, cómo hacerlo, que si me toca estar, haga jugar y sepa cómo encontrarme con mis compañeros. Lo de siempre. Marcelo siempre nos habla”, contó Piscu luego del entrenamiento.

+10 por la astucia de Marcelo Gallardo

Para Gallardo es una práctica habitual el cara a cara con sus dirigidos. “Tengo un ida y vuelta constante con el jugador. Lo respeto mucho y trato de entender su cabeza porque fui futbolista. Soy honesto y estoy encima de cada uno de ellos porque en algún momento ese jugador me tiene que responder”, dice el Muñeco en el libro “El Pizarrón de Gallardo”. Aquí algunas muestras de cómo potenció a algunos de sus futbolistas a partir de esos mano a mano.

+10 por la astucia de Marcelo GallardoGIF

Para Sánchez, videos de Youtube

Gallardo recién asumía en River en tiempos en que la atención estaba concentrada en el Mundial de Brasil 2014. El Muñeco armaba su equipo. Entre llamados, rumores, posibilidades, una de las decisiones fuertes que tomó fue el regreso de Carlos Sánchez y Rodrigo Mora, quienes se habían exiliado en el fútbol mexicano y chileno respectivamente porque no eran tenidos en cuenta por Ramón Díaz.

Luego de informarles que formaban parte de su proyecto. Gallardo citó a Sánchez a su oficina del Monumental unos días después. Estaba el Muñeco junto a Biscay y Buján. “Queremos que seas este”, le dijo el DT al volante uruguayo y le mostró unos videos de sus tiempos en Godoy Cruz y su primera etapa en River (llegó en 2011 para afrontar el Nacional B). Carlitos sonrió y ya estaba por dejar la sala. “Esperá, ahora te vamos a mostrar lo que queremos que hagas”, le dijeron y lo hicieron ver unos videos de Youtube, con imágenes en las que Sánchez volvía al trote. “Me indicaron que lo hacía sin intensidad. Tenían razón. De entrada, me dijeron que querían sacarme de ese ritmo de México”, contó la anécdota el charrúa en una entrevista con El Gráfico.

+10 por la astucia de Marcelo Gallardo

Sánchez asimiló rápidamente los pedidos de Gallardo, quien también le sugirió que pisara más seguido el área. El uruguayo empezó el ciclo del Muñeco con tres goles en cuatro partidos. “Quiere que sea un delantero más, que llegue al área y tenga paciencia. Me dice que puedo ocupar los espacios que dejan los compañeros y lastimar”, explicaba Sánchez tras esos encuentros iniciales. Fue el comienzo de un año y medio inolvidable, en el que terminó marcando 18 tantos, 11 de ellos por copas internacionales, con gritos decisivos en la Recopa, la final de la Libertadores y la Suruga Bank.

“Sánchez es uno de los jugadores que mejor ocupa los espacios vacíos. Los rivales no saben cómo marcarlo porque no les da referencias. Es el jugador de más inteligencia para hacer ese trabajo”, lo describió Gallardo, quien supo exprimir al máximo al uruguayo, de 31 años, quien en el Mundial de Clubes está ante sus últimos dos partidos en River antes de sumarse a Monterrey de México.