Facebook Twitter RSS Reset

10 consejos para destacar en la universidad

No se trata de ser un pelota, pero en la universidad, como en cualquier lugar en el que haya que convivir y entenderse con otras personas, también hay normas no escritas. 10 consejos que nos benefician en clase.

En la universidad nadie nos dirá que no comamos chicle, que no nos estiremos o que nos sentemos correctamente, pero a pesar de esa libertad que se respira, debemos cuidar ciertas actitudes si queremos causar una buena impresión a nuestros profesores.

1. ¿Visible o invisible?

Cuando compartimos la clase con otros cientos de personas, bien podemos pasarnos tranquilamente los cuatro años de carrera siendo completamente invisibles para nuestros profesores. Quizá esta es la situación soñada por muchos tímidos, pero no es lo ideal si queremos sacar unas notas realmente buenas. Es cierto que los exámenes y trabajos pueden estar muy bien, pero un profesor es al fin y al cabo una persona, y si nos ve interesados y comprueba nuestro esfuerzo, eso jugará a nuestro favor cuando corrija nuestros ejercicios… Pero claro, antes tiene que saber quiénes somos.

2. La apariencia (por desgracia) sí importa

Sí. Así es. Desgraciadamente, la imagen, la impresión externa que demos puede arruinar por completo nuestro esfuerzo. En un mundo perfecto, nadie debería ser juzgado por su forma de vestir, de pensar o de vivir, siempre que lo haga respetando a los demás, pero como ya sabemos, este mundo de perfecto tiene más bien poco.

Para ir a clase no es necesario que renunciemos por completo a nuestra identidad (como podríamos hacer para una entrevista laboral), pero sí lo es que la mantengamos un poco camuflada. Las camisetas con leyendas que puedan resultar ofensivas, las medias de rejilla, las botas con pinchos y 30 cm de plataforma, las minifaldas que no se ven a simple vista, las crestas, los taconazos, etc. los reservaremos para los fines de semana; para ir a clase elegiremos esa versión de nuestra ropa que no espanta a nuestros abuelos.

3. Dónde sentarse

Siempre en las primeras filas. Allí escucharemos bien, prestaremos más atención, veremos mejor lo que se escriba en la pizarra o se proyecte, los profesores nos verán e irán conociéndonos y nos distraeremos muchísimo menos.

4. Cómo intervenir

No hablemos sin más cuando se nos ocurra algo a pesar de que otros lo hagan. Lo primero es que pensemos bien lo que vamos a decir para no ponernos nerviosos y que levantemos la mano y esperemos a que nos dé turno el profesor. Nuestra intervención debe ser respetuosa, clara y trascendente para el tema que se está tratando.

5. ¿Me presento voluntario?

Sí, siempre que vayamos a cumplir con el trabajo o la tarea que nos asignen. Los profesores valoran mucho que sus alumnos se presenten voluntarios porque entienden que hay un interés y juzgarán muy positivamente el esfuerzo siempre que no la fastidiemos: no hay nada peor que acabar destacando por no entregar el trabajo que prometimos.

6. Entrega de trabajos

No basta con hacer buenos trabajos académicos, además hay que entregarlos siempre en la fecha marcada, tienen que estar escritos con corrección, contar con un buen índice y bibliografía y ser visualmente agradables.

7. Puntualidad

Aunque en la universidad no nos van a regañar si llegamos tarde, no es una práctica que debamos convertir en costumbre, como es lógico. Además, si se da el caso, es mejor entrar sin hacer ruido y sentarnos rápidamente que interrumpir la clase y al profesor para pedir permiso.

8. Asistencia

A pesar de estar en la universidad, la asistencia es necesaria por muchos motivos, los más importantes son que nos facilitará el estudio porque sabremos en lo que el profesor ha hecho más hincapié, y que a fuerza de estar presentes el profesor nos verá y nos conocerá, lo que, como decíamos al principio, le ayudará a ser más generoso con las notas.

9. Interés

No solo hay que tenerlo, también hay que demostrarlo y por eso asistir a clase, ser puntual, sentarse en las primeras filas, entregar buenos trabajos, presentarse voluntario, etc. son buenas actitudes que nos van a beneficiar.

10. Crea tu equipo

Los compañeros son esenciales en todos los grupos humanos, y más en la facultad. Crea un grupo de compañeros con el que compartas tus inquietudes, tus apuntes, tus trabajos y con los que puedas disfrutar de las ventajas de la amistad y la solidaridad.

No se trata de hacer la pelota a los profesores, ni de pasarse los cuatro años de carrera fingiendo ser quienes no somos; se trata de alcanzar un compromiso con nosotros mismos y con nuestros estudios, de hacer todo lo posible por apasionarse por cada asignatura, por buscar las aplicaciones más interesantes a las partes más aburridas. Se trata, básicamente, de disfrutar la carrera que hemos escogido, y no hay nada que le guste más a un profesor que un alumno que disfruta y se apasiona por su asignatura.

No comments yet.

Leave a Comment